¿Con o sin bandera?

Si ya de por si el golf es un deporte que genera sus dudas, desde el uno de enero de 2019 tenemos una más…¿patear con o sin bandera? De momento en la primera vuelta del año de los profesionales, hemos visto como la gran mayoría se decantaba por seguir fiel a sus costumbres y patear sin la bandera, Bryson Dechambeau fue la nota discordante y en muchas de las ocasiones pateó con bandera, más aún teniendo en cuenta que la jornada en Hawaii estuvo protagonizada por un fuerte viento. “Creo que es una ventaja pero depende del material con que esté diseñado el mástil de la bandera y el coeficiente de restitución“. Lo dicho, los jugadores amateur ya tenemos bastante con concentrarnos en el campo, no cometer errores técnicos en nuestro swing o no pegar bolazos al prójimo, como para pensar en el coeficiente de restitución de las banderas. Lo cierto es que la filosofía del cambio de la regla, no pretendía generar estos debates sino más bien hacer ganar tiempo al jugador cuando se dispone a patear desde lejos y no hay nadie para atender la bandera.

Dicho lo cual parece que crece la corriente de los que afirman que patear con bandera nos ayudará a ser más efectivos; aquí resumimos las teorías al respecto:

  • La revista Golf.com hizo un estudio en 1990 con un robot de pateo, desde diferentes distancias y diferentes velocidades con y sin bandera y las conclusiones fueron claras: el porcentaje de putts embocados con bandera fue superior.
  • Dave Peltz, prestigioso guru del juego corto, hizo un estudio concienzudo de la situación y llegó a la siguiente conclusión: “un hoyo de golf tiene 4,25 pulgadas ancho y el diámetro de una bandera es de 0,5 pulgadas, el espacio que queda para una bola, sería la mitad de hoyo (2,125 pulgadas) menos la mitad de la bandera (0,25 pulgadas), por lo tanto, queda un espacio libre para la bola de 1,875 pulgadas entre el hoyo y la bandera. Teniendo en cuenta que una bola de golf tiene un diámetro de 1,68 pulgadas, esto significa que una vez dentro del hoyo sobra un espacio de 0,195 pulgadas”. Eso significa que en condiciones normales (sin viento) y con la bandera recta y con un mástil de un material que absorbe el golpe, patear con bandera siempre será una ventaja”.
  • Bryson Dechamebau, conocido como ‘el científico’, afirma además que hay una cuestión física. “La bola que no llega nunca entra con o sin bandera, sin embargo la que va con exceso de fuerza el mero choque con el mástil de la bandera produce una reducción de energía y la pérdida de velocidad permite que la gravedad empuje a la bola que se mueve más lentamente al agujero con más frecuencia”.
  • Brandel Chamblee, ha pronosticado que 2019 será el año de las banderas y que la mayoría de los jugadores terminará pateando con la bandera puesta en los greenes.