El milagro de un visionario

Fin de un ciclo de Mayakoba Golf Classic

Una vez le pregunté por la fórmula del éxito y no lo dudó ni un segundo; “trabajo y estabilidad”, contestó rotundo. Juan Miguel Villar-Mir es ante todo un señor, un verdadero caballero de esos en peligro en extinción. Con la misma corrección disfrutó del éxito, como se enfrentó a dificultades que la vida ha ido poniendo en su camino. Este año, a sus 87, “estoy en mi primera infancia”, siempre afirma, vivió una de las ediciones más especiales del Mayakoba Golf Classic, la número 12, y el final de un ciclo. El futuro dictará la continuidad de un torneo histórico y la vinculación de la familia Villar-Mir al primer evento del PGA Tour que en 2007 fue pionero en traspasar las fronteras norteamericanas y canadienses.

Hace ya más de 20 años Villar-Mir descubrió una privilegiada zona en Playa del Carmen, el corazón de la Rivera Maya y hoy en día Mayakoba va camino de ser uno de los destinos referencia del turismo de alto standing del Mundo. El grupo OHL presidido por la familia Villar-Mir, está a punto de cerrar una operación de venta al grupo mexicano RLH Propierties de Ciudad Mayakoba, la última parte del desarrollo de la que todavía son propietarios, aunque existen posibilidades de que parte del equipo clave de OHL permanezca en la gestión del desarrollo y en la posible continuidad del torneo del PGA Tour, que contaría con nuevos patrocinadores. Sería la mejor noticia.

Más allá de una mente privilegiada, de una memoria impresionante, de una visión sobrenatural, de Juan Miguel Villar-Mir me impresiona su cercanía y sencillez, el cariño que regala a cada invitado, a cada trabajador, la pasión con la que continúa viviendo su día a día, ya sea una reunión, un discurso, o participar en el proam. Parte de su éxito también es el de su entorno que cada año le acompañan en el Mayakoba Golf Classic, su entrañable esposa Silvia y su hija, también Silvia (es una gran jugadora de golf). También su equipo de OHL Desarrollos con Andrés Pan de Soraluce y Agustin Sarasola a la cabeza. He viajado muchos eventos por todo el mundo y muchos de ellos Majors, es difícil encontrar una semana como Mayakoba. En el siguiente video va nuestro homenaje al último visionario Juan Miguel Villar-Mir: